viernes, 27 de junio de 2014

83. HERMANITO APOSTATA CUIDESE QUE LO DELATEN

Hoy ha llegado a mi un email de un hermanito que después de tratar de convencer a sus familiares de donde están metidos. Estos mismos lo han delatado y los minions de la secta lo han llamado a comité judicial por Apostasía
Hermanito si usted esta en una situación similar no se apresure, tómelo con calma, actué tranquilamente, no se desespere, prepárese, estudie muchos las mentiras de la secta, tenga respuestas contundentes para todo. Cuando llegue esa oportunidad de oro, aprovéchela y trabajela con gusto. Todos en alguna ocasión nos hemos sentido decepcionados de la secta, ese es el preciso instante para actuar, no de manera apresurada ni desesperada.
A nuestro hermanito que repita hasta la saciedad que son simples dudas sino quiere salir todavía o si quiere irse pues ya él sabe que hacer.



5 comentarios:

  1. Que triste... lo cierto es que hay que tener mucho arte a la hora de ayudar a los familiares que están dentro. Hacerlo confrontándoles no suele dar buenos resultados. La forma más adecuada es sembrando dudillas en su mente de forma discreta y a lo largo de un período, no de golpe.

    Se necesita paciencia y tiempo. Si los intentas arrancar de la secta, más que se van a meter.

    ResponderEliminar
  2. Esto precisamente lo viví yo cuando intente contarles a mis padres parte del historial de porquería que hay en las solapas de su organización. De nada sirvió, solo para que con ese mismo correo electrónico que les mande a mis padres fuera renviado a un anciano de la congregación. No se atrevieron a decirme nada, pero sin duda eso apresuro mi decisión de enviar la carta de renuncia, con las mismas a notaciones y porques que les dije a mis padres (solo 22 folios XD)

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente uno debe ser muy sutil, es dificil, asi de ironico como es dificil cuando tienes familia "mundana" y la quieres convertir, poco a poco y no de golpe como dice right, asi de dificil es sacarlos luego....

    Pero cuando uno tiene tanta familia testiga... ni modo, hay que aguantar vara.

    Saludos desde Mexico.

    ResponderEliminar
  4. Os aconsejo ser prudentes. No actuéis con precipitación al expresar vuestras ideas. Es importante que entendáis que estás metido en una secta destructiva, donde no existe el libre pensamiento. La gran mayoría de los miembros están fuertemente adoctrinados, y si les hablais de tu indignación te mirarán como alguien apestado y te delatarán ante los ancianos, a quienes no les interesa otra cosa diferente que hacer de ti un chivo expiatorio para atemorizar a los demás. Las sectas tienen líderes dominantes y totalitarios , en el caso de los TJs este líder es colectivo ,pero estos no existirían sin cómplices sumisos, es decir nosotros los miembros adoctrinados. Es sano conservar una porción de tu mente libre de la insidiosa influencia sectaria. Ampliad vuestro conocimiento sobre la historia de la secta, hoy disponible en internet. No temáis a la verdad y tened mucha paciencia con vuestros parientes TJs haciéndoles reflexionar sin prisas ni presiones, sobre temas puntuales que preparéis cuidadosamente. Preguntadles porque antes de 1961 las tranfusiones de sangre no eran pecado .Estudiad sobre la estructura y la dinámica de las sectas y tened paciencia. Conservad un perfil bajo. La desvinculación suele ser dolorosa y lenta, y puede aparecer la depresión post secta.

    ResponderEliminar
  5. No digo ni mu. Ni siquiera a las más allegadas y allegados. Tengo la mala experiencia de un padre que se chivó de su propio hijo a los ancianos porque le pilló varios tomos de literatura "apóstata" en su habitación. El chico fue llamado al comité y declaró que no creía que la "organización" fuera la verdad y lo expulsaron. Como era ya mayor de edad, el padre le echó de casa como a un perro, sin trabajo ni medios con qué sustentarse. Lo recogió una hermana que también fue expulsada por eso. Ambos acabaron como pareja de hecho, aunque ella le llevaba como diez años. Cuando el padre enfermó, el chico ni fue a visitarlo al hospital, a pesar de las súplicas de la madre. Murió el padre y no fue al entierro. Poco después murió la madre y tampoco fue al entierro. Para él ambos murieron el día que lo echaron de casa, por culpa de una secta estúpida cuyos dirigentes tienen el cerebro entre las piernas.

    ResponderEliminar